chiquita b: explotada, usada, eternamente feliz.

Esta pieza habla críticamente sobre la manipulación mercadológica llevada a cabo en  Latinoamérica. Se construye una cadena de conexiones y estereotipos que unen a Guatemala y Brasil desde la manipulación mercadológica. Se representa una escena donde lo que serían las casas de una comunidad carente, son cajas de plátano Chiquita o están hechas con las mismas. Dicha empresa es la misma que  utiliza la imagen de  Carmen Miranda como Chiquita Bacana, el ícono del existencialismo de la Belle Epóque en Rio de Janeiro, Brasil. El tema musical de autoría de Alberto Ribeiro y Joao de Barro fue interpretado por Emilinha Borba, no Carmen Miranda, pero las mezcla para aprovechar la popularidad de una. Si bien ella jamás tuvo nada que ver con plátanos o fruta en la cabeza, Carmen Miranda sí y sirve perfectamente a los intereses de la empresa para vender una imagen de felicidad y satisfacción constantes en las repúblicas de las bananas a través del cine. Esta síntesis de identidades múltiples invita a ver la curiosa conexión entre países como una reflexión en torno a la idea de consumo de plátano como uno de historia y política latinoamericana.
exhibido en:

 
Galería Fundación GyT Continental
Guatemala, Guatemala
17 de agosto de 2018

© 2017 por Alê Souto. Creado con Wix.com