top of page

Micro diáspora caboclo astral

Este proyecto conecta tres ejes de investigación de la poética del artista: migración, mestizaje y espiritualidad. Viviendo entre México y Brasil durante más de 10 años, ha abrazado ambas culturas realizando un remix cultural entre estos dos países y todos los cruces con otras culturas que atraviesan estos territorios, estableciendo puentes estéticos, rituales y migratorios.

El tema de la migración (Micro Diáspora) se manifiesta con la presencia de elementos que el artista ha recopilado durante su paso por ambos países: mapas, carteles de eventos, dibujos y objetos coleccionables que formaron parte de su historia, ahora dispuestos en el espacio, ya sea en las paredes o en el suelo sobre diversos tejidos y soportes como cartones, placas publicitarias descartadas, banderas, entre otros. Se sigue el estilo de un mercado de pulgas, el peculiar shopping carioca o los tianguis mexicanos, presentes en la vida cotidiana del artista. Aquí hay un giro conceptual, ya que estos objetos no están a la venta y deben ser llevados por los visitantes según algún criterio personal (estético, afectivo o simbólico), en una suerte de ritual de intercambio energético donde se busca resignificar los objetos a partir de esta acción, dándoles una nueva vida y destino.

La mezcla de elementos (Caboclo - mestizaje) se realiza libremente en el espacio de la exposición: máscaras de lucha libre mexicana llevan sombreros de escuela de samba sobre tejidos africanos, un tótem con un cartel de Karl Marx exhibe un abanico gitano y un portarretrato con la imagen de Frida Kahlo sobre la bandera LGBTQIA+. De esta manera se establece una especie de mestizaje estético derivado de los cruces de elementos teóricamente antagónicos, pero que adquieren sentido por aglutinación dadaísta.

El aspecto ritualístico del proyecto (Astral) se inspira en diferentes tradiciones religiosas, pero busca un camino independiente al integrar elementos del mundo del consumo como envases y maniquíes como parte de la liturgia. Las luces LED y velas electrónicas, presentes en la liturgia católica, por ejemplo, se incorporan aquí también, junto con una atmósfera de luces en el ambiente. Un maniquí que sale de las vitrinas viste el arquetipo de Caboclo Bem-Te-Vi, que cobra vida durante la exposición cuando el artista se integra a él anímicamente, realizando acciones que invocan fuerzas astrales combinadas.

La exposición se concibe como una simbiosis entre lo sagrado y lo profano, lo lúdico y lo mágico, lo descartado y lo fabuloso, lo vendido y lo gratuito, el lujo y la basura. Además, se proyecta una serie titulada "Desmáscaras", donde inspirado en máscaras rituales, el artista realiza nuevas utilizando materiales de envases de alimentos diversos, en un ritual para resignificar elementos del consumo como material simbólico sagrado, práctica conectada con la Antropofagia y su poder mágico de ingestión y transformación.

 

En el proyecto se contempla un taller dirigido al público infantil-juvenil, y la iluminación y la música ambiente son detalles importantes para crear una atmósfera inmersiva y potenciar la transculturalidad de los objetos en el ambiente. Se utilizan filtros ámbar y rojos en las lámparas de la sala, dirigidos en diferentes direcciones, mientras que la música incluye desde una misa congolesa completa hasta melodías de meditación del rayo verde del Maestro Ascendido Hilarion y canciones populares del folclore brasileño grabadas en sus comunidades de origen.

EXHIBIDO EN:
Museo Morelense de Arte Contemporáneo JS, Cuernavaca, México, 08 de junio de 2024
 
bottom of page